20.1.09

Nunca se sabe.

Al levantarme he mirado en el cajón de debajo de la cama. Nunca se sabe.

Al ducharme, he mirado con recelo el espejo. Nunca se sabe.

Al desayunar, comprobé la campana de humos. Nunca se sabe.

Cuando he salido, he mirado al otro extremo de la calle, aunque no fuera hacia allá. Nunca se sabe.

He amagado con coger el autobús, pero he terminado en el Metro, pero por otra boca. Nunca se sabe.

Al salir del Metro, he mirado a ambos lados. Nunca se sabe.

4 comentarios:

Pablo García Muñiz dijo...

chus, mirate lo de la paranoia...jaja
a ver si por lo menos esto acaba en una dimisión, pero si ya andan escurriendo el bulto..malo.
Encantao de encontrarte por aquí e!jaj un abrazoo

acartier dijo...

Lo mejor es oir que la culpa es de elpaís.
En fin, matando al mensajero, como siempre.

joansinmiedo dijo...

Joder Chus, ¡¡ya me has pillado!! xD

semaforoabierto dijo...

Efectivamente, algunos no lo supieron hasta leerlo en El País... Pero no creo que hoy miren la campana de humos, ya que esta gente no tiene campana que le quite los suyos, por empezar.