9.8.09

Música para acabar la semana.

Siempre me pareció una enorme declaración de intenciones toda la canción y esa parte que dice:
"si no creyera en mi sonido, si no creyera en mi silencio, ¿qué cosa fuera, qué cosa fuera? La maza sin cantera, un amasijo hecho de cuerdas y tendones, un revoltijo de carne con madera, un instrumento sin mejores resplandores, que lucecitas montadas para escena."
Porque si uno no se cree lo que es, pasa a ser un escenario de sí mismo.