26.7.08

La cancha fantasma.

Último Pleno antes del verano.

Así que pregunté por las reparaciones en las instalaciones deportivas elementales del barrio de Ventas (o sea, La Elipa) y que el concejal me dijera qué habían hecho, instalación por instalación.

Pero el concejal Troitiño escurrió el bulto y respondió con un "las reparaciones que se han hecho son las que dice el pliego". Ante esto pensé dos opciones: o imaginarme que el pliego ve el futuro y sabe con antelación cuántos aros de canasta se van a romper en cada cancha o hacer lo que hice, que fue pedirle que se ciñera a la pregunta y respondiera detallando instalación por instalación.

Pero nada, el concejal del PP vuelve a escurrir el bulto e insiste en el pliego, por lo que le digo que el pliego debe haberse quedado corto si la cancha de Antonio Pirala tiene los vestuarios así:


Y le reté a jugar al fútbol un partidito en la cancha y usar esos vestuarios. Y ya es la segunda vez que les saco vestuarios abandonados.

Entonces el concejal me sale con que esa cancha no forma parte del pliego. ¿Y a mí qué me importa el pliego, si yo le he preguntado por las canchas del barrio de Ventas sin entrar en pliegos?

Pero ésta, en la calle de Pablo Lafargue, ni mencionarla:


Sí, existe. Está ahí, la gente juega en ella. Pero los problemas de privatizar son los que son con un PP que no sabe que tiene esa cancha ahí, que se ve hasta en el Google Earth (o Google Maps, como queráis), pero ellos no la tienen ni en el listado de instalaciones, ni en el Plan General de Ordenación Urbana ni en nada.

Un "buen ejemplo" de gestión, vamos. Y vista la respuesta del concejal, un "buen" respeto a la labor de control de la oposición.

1 comentario:

jjoaquinpi dijo...

Doy fe...como que estaba allí.